Noticia

Volver

Historia 04-12-2017

Hurlingham Club: Deporte con historia

Hurlingham Club: Deporte con historia

(por Aldana Farinelli).- A fines del siglo XIX el inglés John Ravenscroft, quiso reunir a los británicos que vivían en Argentina, para que dentro de un solo lugar puedan encontrarse y practicar deportes ingleses. Allí fue cuando nació el Hurlingham Club, ubicado en la Avenida Roca, a metros de la estación Rubén Darío del tren Urquiza.

 

Los primeros clubes sociales y deportivos en nuestro país, imitaron a las instituciones de Inglaterra con los deportes que se practicaban allí como cricket, football (futbol), rugby, polo, golf, bat fives, raquets, tennis, bowls (bochas de césped), shooting (tiro), hípica, caza de zorros (a caballo) y carreras de caballos, entre otros.  

 

John Ravenscroft, a quien la Plaza de Hurlingham homenajea con su nombre, modeló el club que quería en honor al ya existente "Hurlingham Club" de Londres,  fundado en 1869 y que era el órgano rector del polo en todo el mundo.

 

En 1888, además de poner dinero propio, Ravenscroft recibió aportes de John y Walter Dawson Campbell, Hugh Scott Robson, David Methven y al poco tiempo de los dos John Drysdale.  Así, se reunieron en Asamblea Constitutoria  junto a otros ingleses y redactaron los Estatutos de la "Sociedad Anónima Hurlingham Club" que el Presidente Dr. Miguel Juárez Celman, firmó y aprobó.

 

La intención original era la de ubicar el club en la zona de Belgrano, pero los dueños de las propiedades subieron los precios quedando fuera de toda posibilidad.  Intentó luego en Flores, Chacarita, Villa Devoto y también en Vicente López

 

Ya decidido por Hurlingham, el lugar elegido fue un campo desolado y despoblado.  No existían automóviles ni rutas, ni calles, sólo unos pocos caminos de tierra.  La manera más confiable de llegar era o a caballo. Sin embargo, la construcción del Club comenzó rápidamente.

 

La estación no existía por lo que, los socios que querían viajar en el Ferrocarril Pacífico se paraban al costado de la vía y el maquinista del tren frenaba para subir a los pasajeros hasta que, hacia fines de 1889, se peticionó al Ferrocarril la instalación de una estación cerca del Club y al año siguiente se habilitó la estación de Hurlingham con un solo servicio por día a Palermo.

 

El 6 de enero de 1890 se jugó el primer partido de cricket en Hurlingham, dos años después el primer torneo de golf y en octubre de 1893 el primer partido de lo que sería el Campeonato Abierto de Polo más antiguo del mundo.  El nuevo "Club House" con los dormitorios fue inaugurado al año siguiente.

 

Era tradición que todo socio debía comportarse como un caballero, y los códigos de vestimenta eran muy estrictos a tal punto que no se podía ingresar en el comedor sin saco ni corbata, incluso en verano.

 

La comunidad inglesa, fundadores originales del Club, se fue achicando.  (Durante las guerras de 1914-1918 y 1939-1944 muchos de los voluntarios Anglo-Argentinos que fueron a las guerras no regresaron).  De ser un club exclusivamente de ingleses, pasó a ser primero club de "Anglo Argentinos", y luego a club de "Tradición Inglesa".

 

Actualmente, luego de varias modificaciones, el club cuenta con 73 hectáreas, cinco campos de polo, establos para 300 caballos, escuelas de polo, 18 canchas de tenis que incluyen seis de pasto, 2 piletas de natación y tres canchas de paddle, entre otras instalaciones como dormitorios.

 

Fuente: Hurlingham-club.com.ar


Mas información