Noticia

Volver

Economía 05-10-2017

Por Lucas Ghi: Repensar el régimen de coparticipación en la Provincia de Buenos Aires es una necesidad

Por Lucas Ghi: Repensar el régimen de coparticipación en la Provincia de Buenos Aires es una necesidad

El ex intendente de Morón (2009 - 2015), docente de la Universidad Nacional de Hurlingham y Licenciado en Ciencias Políticas, Lucas Ghi, plantea en este artículo de Motor Económico, la desigualdad a la hora de distribuir fondos entre los municipios.

 

En estos días círculo que tras el proceso electoral, el Presidente Mauricio Macri promoverá la discusión sobre la necesidad de restituir los puntos de coparticipacion que la provincia de Buenos Aires cedió allá por la década del ochenta.

 

Este debate resultó una y otra vez frustrado por el acuerdo unánime entre las 24 jurisdicciones que exige la ley para introducir cambios en la normativa vigente.

 

Probablemente, el resultado de octubre determine la suerte de esta nueva intención. No obstante, también resulta oportuno pensar modificaciones al sistema a través del cual la provincia cooparticipa parte de sus recursos entre los 135 distritos que la componen.

 

La consolidación de los gobiernos locales como actores centrales del desarrollo integral de los territorios obliga a acompañar esa reconfiguración con mayor capacidad económica que la que asiste en la actualidad.

 

Un relevamiento elaborado por el CEM (Centro de Estudios Metropolitanos) de la UMET (Universidad Metrópolitana para la Educación y el Trabajo) da sustento argumental para repensar dicho régimen.

 

Los 24 distritos del conurbano concentran alrededor de dos tercios de la población provincial y reciben menos de la mitad de los fondos coparticipables.

 

Los distritos del interior de la provincia reciben el doble de fondos por habitantes que los del conurbano.

 

Esta desigualdad se explica por la fórmula polinómica que fija el porcentaje que debe recibir cada municipio. Una fórmula donde el peso de los criterios retributivos es más fuerte que los distributivos. De modo que lejos de ser una herramienta que tienda a compensar desequilibrios económicos y sociales, los profundiza y reproduce.

 

En el ranking de distritos que reciben más fondos por habitantes, los primeros diez son rurales y tiene menos del 1por ciento de la población provincial.

 

En las antípodas, dentro de los diez que reciben menos coparticipación por habitante, nueve son del conurbano. En ellos habita cerca del 30 por ciento de la población bonaerense.

 

Si desagregamos la información que pondera la Ley de Coparticipacion para determinar el cociente de participación en la distribución de los dineros nos encontramos que:

 

Un 36 por ciento se reparte según la población de cada distrito.

 

Un 37 por ciento, por servicios de salud locales.

 

Un 9 por ciento según la superficie

 

Un 5 por ciento por servicios no sanitarios transferidos

 

Estas tres últimas variables suman un 51 por ciento regido por criterios retributivos. El 13 por ciento restante busca compensar a los municipios con menor recaudación potencial, vinculada a bajos niveles de actividad económica (la única variable distributiva de la fórmula).

 

Esta lógica beneficia a los municipios rurales y a los municipios ricos.

 

Traducido a números concretos, si se analizan los presupuesto respectivos, significa que Moreno tenga 4.400 pesos por habitante, Vicente López 14.000 pesos por habitante y la Ciudad Autónoma 42.000 por habitante.

 

Es difícil pensar que se revise el coeficiente de distribución de coparticipacion en la medida que legislativamente la provincia mantenga la sobrerepresentacón del interior por sobre la subrepresentación que tienen los distritos del conurbano en la legislatura.

 

Tal vez, sea hora de incluir estos temas en la agenda de debate pública.


Mas información